Valoración de empresas en función del patrimonio actual (V)

Feb 19, 2017 por
Valoración de empresas en función del patrimonio actual (V)

Como ya hemos mencionado en anteriores artículos de esta serie, existen dos sistemas de aproximación al valor de una empresa: en función de su patrimonio actual o de la renta futura que sea capaz de generar. El segundo sistema ofrece más credibilidad, por lo que es el más utilizado. Sin embargo, en esta entrega hablaremos del primero, que puede ser recomendable utilizar en algunos casos (sector específico o como dato complementario).

Ventajas 

La valoración estática de las empresas supone prestar atención a su valor patrimonial, entendido como tal el valor liquidativo a precios de mercado, resultado de contemplar los activos a precio de mercado y minorando las obligaciones que soportan.

Pero ¿cuáles son las ventajas de la utilización de este método para la valoración de compañías? En primer lugar, ofrece un mayor grado de certeza, frente a aquellos sistemas basados en el descuento de flujos de caja, ya que el nivel de incertidumbre es elevado, porque ¿quién sabe cuánto ganará una empresa dentro de 4 años? La valoración patrimonial supone poder evaluar los bienes y las deudas adquiridas, lo que reduce los problemas de valoración a una mera cuestión de peritaje/auditoría.

Por otra parte, si existiese disparidad de criterios entre las partes de una transacción de compraventa, el valor patrimonial puede servir como elemento de referencia para las diferentes opiniones.

Otra ventaja de los sistemas patrimoniales es que proporcionan valoraciones más estables que aquellos basados en el descuento de flujos de caja que son, aparentemente al menos, más volátiles. Si al cabo de un año se repite la valoración de una sociedad, la variación de las percepciones futuras puede llevar a cambios radicales de los resultados. Las valoraciones realizadas mediante modelos estáticos ofrecen, en este sentido, un grado de volatilidad inferior.

Inconvenientes

También existen inconvenientes en el uso de los métodos patrimoniales. Nos vamos a centrar en dos. El primero de ellos hace referencia a que suelen basarse en datos contables, que normalmente están alejados de los precios de mercado. Considerar el patrimonio como capital más reservas tiene el inconveniente de usar magnitudes contables basadas en criterios que suelen subestimar el valor real de los activos por cuestiones de prudencia valorativa. Por otro lado, a veces se pueden omitir ciertos pasivos relevantes.

El segundo es más importante, ya que los métodos patrimoniales son –financieramente hablando- incorrectos. ¿Cuál es la razón de esta afirmación tan tajante? En principio, toda inversión debe analizarse y realizarse por su rendimiento, no por su valor liquidativo actual, salvo que estemos pensando en liquidar y cerrar la empresa.

Cuándo debe usarse

Por todo lo anterior, los métodos patrimoniales son aplicados residualmente. ¿Cuándo puede contemplarse su uso? En opinión de Zincapital, si la empresa se valora en un entorno de liquidación, si la naturaleza de la actividad de la empresa lo recomienda y/o como método complementario de valoración.

También recomendamos utilizarlos siempre como primera aproximación, ya que la revisión exhaustiva de las partidas del balance aporta habitualmente muchos datos interesantes para la estimación de rendimientos futuros.

Cálculo del valor patrimonial neto

Para calcular el valor patrimonial neto hay que ajustar todas las partidas del balance a precios de mercado y obtener por diferencia el valor liquidativo de la empresa. Esta labor puede verse facilitada si existe un informe de auditoría que haya controlado la morosidad, la depreciación, la obsolescencia, etc. También deben considerarse los impuestos que debieran pagarse por las plusvalías realizadas en la liquidación de la empresa. Es decir, el valor de mercado de los activos a considerar debe ser neto de impuestos.

Consecuentemente, una primera aproximación al cálculo de valor patrimonial de la empresa podría ser:

Valor patrimonial neto (VPN) = Valor de mercado de los activos – Impuestos sobre plusvalías – Deudas y obligaciones – Pasivos contingentes

Causas que afectan al valor patrimonial

¿Cuáles pueden ser las causas que hagan que se pague más o menos de dicho valor?. En principio, pueden ser muchas, pero consideremos algunas:

– La liquidez. Es evidente que la liquidez condiciona un cierto nivel de riesgo. Cuanta mayor sea esta, menor es el riesgo. Además, la facilidad en realizar las propiedades va ligada a una mayor certeza en la fijación del precio, lo que redunda en la reducción de la percepción del riesgo por parte del accionista.

– Calidad de la gestión. Este es un factor clave en la valoración de una compañía, que pone en evidencia a los sistemas estáticos o patrimonialistas de valoración.

– Las cargas de estructura.

–  Relación entre el precio/valor contable y la rentabilidad obtenida sobre los recursos propios. De aquí se deduce una conclusión muy importante: se puede pagar por un empresa más que su valor contable si y solo sí la rentabilidad de los recursos propios excede el coste exigido por el mercado.

– Concentración de riesgo. El mercado no valora igual a una sociedad tenedora de bienes cuyas propiedades están altamente diversificadas que otras cuyo patrimonio se concentra en pocos bienes.

Compartir en: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page