Sistemas de valoración de empresas basados en su cuenta de resultados (VI)

Feb 26, 2017 por
Sistemas de valoración de empresas basados en su cuenta de resultados (VI)

En esta entrega hablaremos, de forma muy resumida, de los sistemas de valoración de compañías que están basados en el estudio de su cuenta de resultados. Dentro de esta categoría existen diferentes posibilidades y soluciones académicas. Por ello, hablaremos únicamente de las más intuitivas y utilizadas, teniendo claro que son sistemas de aplicación selectiva.

Valor de rendimiento de una empresa

El primero de ellos es el denominado valor de rendimiento de una empresa. Es el valor actualizado de todos los beneficios esperados y el valor potencial de la empresa en funcionamiento. Este valor será superior o inferior al valor sustancial, ya que unas empresas pueden obtener mayor o menor beneficio que otras de su mismo sector.

El valor de rendimiento (VR) depende de varios factores: del beneficio anual que se espera obtener en el futuro, del número de años durante los cuales la empresa va a obtener esos beneficios y del tipo de actualización o descuento que utilicemos para actualizar a día de hoy los valores futuros.

Como es lógico, la principal dificultad de este método está en la determinación de los parámetros beneficio y número de años en los que se obtendrá. Para los beneficios, hay que apoyarse en los pasados y en las expectativas futuras sobre la marcha de la empresa. Por otra parte, el concepto “beneficio” es bastante relativo, dependiendo de los criterios contables escogidos, de la descapitalización de la empresa, de su capacidad competitiva, de la inversión necesaria, etc.

El tipo de actualización debe ser el interés normal del mercado financiero, modificado según el mayor o menor riesgo del negocio y del sector, la coyuntura económica presente y futura y las circunstancias del mercado donde opera la compañía.

En cuanto al factor temporal, parece claro suponer que cuanto mayor sea el período considerado, menor será la fiabilidad de nuestra estimación.

El valor de rendimiento de la empresa se determinará por las siguientes expresiones:

V = B1/(1+k) + B2/(1+k)2 + B3/(1+k)3 +………..+ Bn/(1+k)n, donde

V es el valor de rendimiento de la empresa y

Bi es el beneficio esperado para el año “iésimo”.

Descuento de los dividendos

Otro sistema basado en la cuenta de resultados es el que tiene en cuenta el descuento de los dividendos. Se basa en que el valor de una empresa viene dado por el valor actualizado de todos sus rendimientos o beneficios futuros esperados, que se manifiestan en el momento en que se reparten como dividendos. Por ello, el valor de una acción viene dado por el valor actualizado de todos los dividendos futuros esperados. Su expresión matemática será:

P0 = D1/(1+i) + D2/(1+i)2 + D3/(1+i)3 + ………+ Pn/(1+i)n

Donde “D” es el dividendo esperado al final de cada año, “Pn“es el valor de la acción en el momento de su realización o venta, “i” es el tipo de actualización ajustado y P0 es el valor actual de la acción.

Se supone, por comodidad, que los posibles derechos de suscripción son vendidos y que incrementan el valor del dividendo del período en que dichos dividendos son percibidos.

Dentro de los métodos que utilizan la cuenta de resultados, hay que destacar los que están basados en los indicadores relativos (o bursátiles). Dentro del colectivo que suponen estos indicadores, hay que destacar dos que son utilizados muy habitualmente: el PER (price earning ratio) y PCF (precio cash flow).

Price Earning Ratio (PER)

El PER se define como: precio de la empresa/beneficio total.

El PER puede entenderse como el número de años necesarios para recuperar la inversión, a partir de los beneficios generados, cuando se realiza la compra de una compañía. Las limitaciones de este sistema son claras, ya que no tiene en cuenta el factor tiempo de los distintos flujos futuros.

Por otra parte, un mayor PER supone una menor rentabilidad de la inversión, por lo que se tiende a comprar acciones con bajos PER. Las críticas a la utilización de este sistema son múltiples, ya que ¿los beneficios serán siempre constantes? ¿se incluye el perfil de riesgo de la compañía? etc.

A pesar de los fallos que presenta, el PER es un ratio muy utilizado en la valoración de empresas, ya que es intuitivo, simple, de fácil uso y permite una rápida comparación para empresas del mismo sector y diferentes países.

Precio cash flow (PCF)

Otro ratio muy utilizado es el precio/cash flow , que se define como: el precio de la compañía dividido por el cash flow contable, es decir, beneficio más amortización

La diferencia respecto al PER es que se utiliza el de caja en vez del beneficio. El flujo de caja usado es el contable, por lo que la política de amortización existente en el país en cuestión es irrelevante.

Las limitaciones y los criterios del uso de este indicador son idénticas a las del PER.

En la próxima entrada hablaremos de los sistemas de valoración de sociedades que utilizan el fondo de comercio o “goodwill”. Esos métodos estiman el valor conjunto del patrimonio de la compañía, más una plusvalía resultante del valor de rendimiento de la empresa, es decir, sus beneficios futuros.

Compartir en: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page